top of page
A4C12BC3-C3A4-40A0-AF45-EABE047C4317-30850-000005FA88728263.JPG

Inteligencia Corporal / Body Intelligence - Lisboa, Portugal 2022

¿Cuál es nuestra primera imagen cuando nombramos la palabra pintura?

Este rectángulo podría definir esquemáticamente
eso que portamos dentro de nuestro imaginario.
Un imaginario construido desde una historia
aprendida, repetida, traspasada.
Una tela, un bastidor,
una imagen.
Aprendimos a percibir su identidad
en cuatro bordes rectos.
La obra contenida.
Estática.
Aprendimos a contemplar
y no tocar.

¿Y si la pintura quisiera ser acción?

Ser movimiento.
¿La pintura seguiría siendo la misma?
Si conservamos sus elementos, es decir,
aquello que la compone, pero alteramos su forma
desde la acción,
¿seguiríamos diciendo que la pintura es pintura?
A su vez, al proponer acción
Proponemos cuerpo
Un cuerpo que juega con la materia en cuestión.

Una acción como alteración de la forma.

Cuerpo que rompe
Cuerpo que transforma
Cuerpo que fusiona
Cuerpo que descompone
Cuerpo que construye

¿Qué ocurre cuando cuerpo y elementos entran en dialogo?
Desde un instinto,
dejando la herencia del conocimiento,
de lo preconcebido.

Envuelto,
recubierto,
danzante.

Quizás las pinturas
quieren ser parte nuestra.

Activar emociones.
Volver a sentirlas.

Porque la piel corporal
quiere explorar el tacto pintura.

Las manos hacen lo que creen
Para ellas esto es pintura
Fragmentos anudados
en bordes que nos regalan horizontes para imaginar

La pintura reposa luego de tanto movimiento.

Lista para ser accionada nuevamente.

CAMILA LAMARCA

bottom of page